Los mitos más comunes sobre los implantes dentales

Seguro que has oído un montón de cosas sobre los implantes. Unas mejores, otras no tan buenas y algunas para echarse a temblar. Lo cierto es que, en los últimos años, en España se ha producido un gran desarrollo de este tratamiento por ser una de las mejores soluciones para las ausencias dentales. Sin embargo, esta eclosión ha venido acompañada de diversos mitos y creencias que nacen de la desinformación de los que la propagan y que induce a muchos pacientes a rechazar el tratamiento.

Desde OralDuero, tu clínica dental en Aranda de Duero, hemos recogido los 5 mitos más comunes de la Implantología. Acompáñanos mientras los desmontamos.

Mi cuerpo puede rechazar el implante

El primero de los mitos más repetidos es que tu organismo pueda sufrir una alergia o un rechazo por el implante. Se trata de una información falsa ya que el titanio, el material del que están hechos, tiene una excelente biocompatibilidad con los tejidos.

El único problema que puede haber al colocar un implante es durante el período de la osteointegración. Pero no te asustes: solamente existe un 2% de probabilidades de que te ocurra algo parecido y, además, está motivado por infecciones previas o posteriores.

Cualquier dentista puede colocarme el implante

Falso. El profesional que te realiza el tratamiento es un implantólogo, un especialista que se ha formado específicamente para este tipo de intervenciones. No solamente tendrá grandes conocimientos sobre el tema, sino que también sabrá valorar tu caso concreto, ejecutar el tratamiento con pericia y actuar frente a los factores de riesgo presentes.

Los implantes solamente son para personas de edad avanzada

Un implante puede colocarse desde el mismo momento en que los huesos maxilares y mandibulares han terminado su crecimiento. Es decir, a partir de los 18 años.

Colocar un implante es doloroso y no respeta la estética

La intervención se realiza bajo anestesia local, por lo que apenas notarás nada. El postoperatorio sí que requiere seguir una serie de pautas recomendadas por el cirujano, donde tendrás que cuidar de tu dentición mientras esta cicatriza. Sin embargo, siguiendo las recomendaciones del profesional apenas notarás molestias. Y si resulta para ti un problema que el implante esté a la vista, puede colocarse una corona provisional si el implantólogo lo considera oportuno.

Los implantes no se cuidan

Un implante debe cuidarse tal y como cuidas de tus piezas dentales naturales. Precisa de una correcta higiene bucodental para evitar enfermedades como la periimplantitis. Una limpieza adecuada junto con visitas regulares al dentista favorecerá que tus implantes estén siempre sanos y radiantes.

¿Quieres colocarte un implante de calidad en una clínica de confianza? Contacta con nosotros. Estaremos encantados de seguir ayudándote a derrumbar mitos.