Cómo afecta la alimentación a la salud oral

¿Sabías que recientes estudios advierten que la mala nutrición puede dar pie a problemas de salud oral como la caries o enfermedades periodontales?

La alimentación influye mucho más de lo que se puede pensar en nuestra dentición. Además de ser clave en el desarrollo de nuestra salud física y mental, afecta tanto positiva como negativamente en la cavidad oral. Se ha de tener en cuenta, en primer lugar, que todo lo que ingerimos pasa primero por la boca, siendo nuestras encías y dientes los que antes quedan expuestos a los alimentos, sin saber si ocasionarán problemas como la caries.

Practicar una correcta higiene bucal cepillándose los dientes con pasta dental con fluoruro tras cada comida, emplear seda dental y colutorio, además de realizarse limpiezas dentales profesionales cada seis meses, es fundamental para mantener la placa bacteriana y los gérmenes a “raya”. Por otra parte, cuidando nuestra alimentación, además de sentirnos bien y mejorar nuestra salud, estaremos proporcionando a nuestra boca un mayor bienestar. En cambio, si no llevamos una limpieza adecuada y no tenemos en cuenta alimentarnos correctamente, nos exponemos a posibles infecciones y enfermedades orales.

Para gozar de una vida sana y de una dentición sana, ¡cuida lo que comes! Desde nuestra clínica dental en Aranda de Duero te contamos cuáles son los alimentos recomendables y te hablamos de otros de los que es mejor no abusar. ¡Presta atención!

Alimentos recomendables

 

  • Té: contiene flúor, que refuerza el esmalte, y polifenoles, que tienen acción antibacteriana.
  • Agua: nos ayuda a producir saliva y, gracias a ella, arrastrar las bacterias, reduciendo así la posibilidad de padecer enfermedades bucodentales.
  • Frutas y verduras: favorecen la eliminación de la placa bacteriana al aumentar la producción de saliva.
  • La leche y sus derivados: son una imprescindible fuente de calcio y muy beneficioso para la dentición.
  • Alimentos incoloros: como el arroz blanco o los pescados blancos, puesto que no tiñen los dientes.
  • Alimentos ricos en fibra: incrementan la producción de saliva y, con ella, la eliminación de parte de la placa bacteriana.

 

Alimentos no recomendables

 

  • Carbohidratos refinados: provocan el deterioro del diente y la posible aparición de la
  • Alimentos con PH ácido: pueden erosionar el esmalte y acabar produciendo hipersensibilidad dental.
  • Refrescos o bebidas azucaradas: propician la aparición de caries y no son nada saludables para nuestro organismo en general.

 

Además de nuestros consejos, recuerda mantener una higiene bucal óptima y visítanos periódicamente para asegurar que todo funcione correctamente. ¡Pide tu cita en OralDuero!