¿Cómo combatir la recesión gingival?

Se denomina recesión gingival al desplazamiento o retracción de las encías. Los márgenes gingivales se retraen de su posición normal y dejan sin protección a gran parte de la pieza dentaria, incluida la raíz y, en los casos más graves, el propio hueso.

Si no se corrige, puede ocasionar en la persona que lo sufre sensibilidad dental y problemas de autoestima, sobre todo cuando aparece la pérdida dental, e incluso puede derivar en trastornos emocionales como la depresión o la ansiedad.

El origen de la recesión gingival e incluso el grado de retraimiento de la encía depende de muchos factores. En algunos casos, detrás de la recesión gingival se encuentra un problema óseo, un hueso alveolar débil o muy delgado como consecuencia de la dehiscencia del hueso, la mala posición de un diente o una fenestración. Por supuesto, la edad también influye de manera importante, pues el deterioro óseo y de la encía favorece el retraimiento del tejido blando. En OralDuero hemos detectado, además, que algunos pacientes sufren de retraimiento por culpa de un exceso de cepillado o un daño oclusal.

La salud oral en Aranda de Duero pasa por tratar este problema, que es, fundamentalmente, estético, pero que también perjudica a la masticación y a la higiene bucal. De este modo, la mayoría de los dentistas de confianza en Aranda de Duero, así como en otros puntos de la geografía, abogan por corregir y restaurar el retraimiento de encías para que el paciente gane en higiene e incremente su autoestima.

En la primera fase se trata el problema que ha ocasionado la recesión gingival. Se evalúan los tejidos blandos y el hueso alveolar, su estado, si existe inflamación de encías o si la alteración dental tiene que ver con un exceso de cepillado que ha maltratado la encía. Una vez determinada la causa, el especialista procede a solucionar el retraimiento para mejorar la apariencia y la salud del tejido. Lo normal es que se emplee la técnica de la cobertura radicular, pero si el tejido blando no lo permite, se ha de recurrir a otros procedimientos como la cirugía plástica periodontal, que injerta tejido conectivo subepitelial o de encía sana para cubrir la parte del diente expuesta.

Otras soluciones son los colgajos pediculados, que no requiere injertos, por lo cual es una solución interesante cuando el tejido está sano y puede aprovecharse para la cobertura.

En tu centro de salud oral en Aranda de Duero evaluamos cada caso y ofrecemos la mejor solución posible para combatir la recesión gingival.